viernes, 12 de diciembre de 2008

ASI SE VIVIO EN HUANCAYO


Leonel Soriano Egoavil

El pitazo final significó la explosión de la algarabía, los fervientes y sufridos hinchas se confundieron entre abrazos, llanto, arengas y cantos, la frase “soy huancaíno por algo”, del desaparecido Zenobio Dagha, retumbó el centro de la incontrastable, la multitud que observó el encuentro en el coliseo wanka esbozaban cantos, confundidos, las voces eran variopintas, pero el sentir el mismo, después de luchar en los últimos tres años el ascenso directo a la primera, este anhelo se hizo realidad, el Sport Huancayo, ganó, dos partidos en la Copa Perú y logramos entrar la primera por arriba.

La noticia se venia venir, aunque esta vez los medios de comunicación no le dieron mayor cobertura, como en años anteriores, pero después de lograrse la hazaña todos los medios locales hablaban de la hazaña., las llamadas no dejaban de sonar, la gente emocionada por doquier, mayormente los jóvenes, algunos más efusivos lloraban, este mismo cuadro se aprecio horas después cuando la gente congregada en diversos establecimientos se volcó a la plaza Huamanmarca, allí donde los huancas fuimos indomables y declarados incontrastables, la gente llegaba, la música típica de nuestra zona empezó a sonar los cánticos, de Huancayo, Huancayo, eran a una sola voz, como cuando cantan las barras de los equipos mas pintados del Perú, en Huancayo nació un grande, con una hinchada aún más grande.
Los lugares más aficionados a la Copa Perú en la incontrastable son sin duda, los distritos en los alrededores de la ciudad, en pueblos con Huancan, Viques, Pilcomayo, Cajas y otros se vivió como nunca este triunfo, pues fueron en su mayoría, estos pobladores, los principales seguidores del “rojo matador”, la gente se abrazaba y lloraba, luego cantaba y estimulados por el alcohol que nunca falta en las celebraciones del centro festejaron, como es costumbre aquí, hasta que salga el sol

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada